CURSOS

Ejercicio con PNL para aumentar la confianza

Este ejercicio nos permite aprovechar las experiencias de éxito, sobre experiencias de éxito de nuestro pasado que, a su vez, están almacenadas en, lo que la P.N.L denomina, el Inconsciente. Para tener acceso a los recursos ( estados emocionales como la confianza, la empatía, la seguridad, el desarrollo, etc) en el presente y en el futuro, puedes apoyarte en el presente.

Si queremos desarrollar más confianza en nuestra vida, podemos hacer el ejercicio que viene a continuación, confianza sobre lo que ya sabemos.  Milton. H. Erickson, psiquiatra y psicoterapeuta, presidente fundador de la asociación americana de hipnosis decía que: «para hacer un examen, si lo has leído, puedes ir tranquilo al examen, y pensar que lo sabes».

De esta manera tu estado emocional será adecuado, y la información y la experiencia de lo que ya has estudiado podrá fluir en el examen.

Después de muchos años de autoentrenamiento y entrenamiento con mis clientes he llegado a la conclusión, de que la confianza es un recurso fundamental para el éxito. Ya que de ello dependen muchas otras variables como la posibilidad de pensar que te mereces aquello, que puedes ir a por ello porque tienes las capacidades, e incluso abre ante ti un mundo de posibilidades nuevas y opciones de flexibilidad para vivir la vida de manera creativa.

¿Cómo podemos hacer de este recurso un ensayo eficaz?,

¿un entrenamiento específico para desarrollar algo tan importante?.

Cuando en P.N.L. proponemos ejercicios como: «convertir la frustración en flexibilidad», «la confusión en comprensión» o «la visualización creativa», damos por hecho que la persona es competente para hacerlo, que tiene un sistema neurológico sano, y que si algo le cuesta, lo puede aprender con la actitud adecuada.

Otra creencia básica que me cautivó de la P.N.L, y que está relacionada con el modelado dice que:

– “Si alguien puede hacer algo tú también puedes”.

Evidentemente si tienes un sistema nervioso sano y te entrenas “hasta” que lo consigas.

Por ejemplo, una de las fobias más extendidas en el mundo es el hecho de hablar ante una audiencia. Sabemos que la persona es capaz de hablar fluidamente con su familia o en su trabajo, pero a la hora de hablar en público, hay algún estímulo externo o interno que le bloquea y no le permite acceder a los recursos de comunicación que tiene naturalmente y en condiciones normales.

Ejercicio para reflexionar, tomar conciencia y aumentar la confianza en uno mismo

Objetivo: Constituye un medio excelente para asegurarte de que generas opciones de conducta y refuerzas la confianza en ti mismo.

Este es un ejercicio que puedes hacer en casa antes de ir a dormir, o en la cola del banco, o cuando vayas a alguna oficina y te hagan coger número.

1 – Proyecta la película mental de tu día ( en el caso que quieras reflexionar y mejorar) o de tu día ideal en el caso de que quieras crearlo y anticiparte al éxito.

Evalúa todas las actividades que realizas en la película. Y detén la película cuando llegues a alguna escena en la que no te sientas perfectamente satisfecho o confiado con tu comportamiento.

2 – Una vez en esa actividad concreta, evalúa cuáles eran tus objetivos en ese momento determinado. Piensa en cuáles debería ser los objetivos y cuáles podrían ser unos comportamientos más adecuados y efectivos para dirigirte hacia ellos.

3 – A continuación, vuelve a reanudar la película. Prueba esos comportamientos y evalúa lo que sucede cuando tú tienes claros tus objetivos y despliegas los comportamientos adecuados: fíjate en cómo reaccionan las otras personas a tu comportamiento. Así si es necesario prueba hasta tres comportamientos alternativos hasta que des con el que mejor te sienta.

4 – Piensa luego en alguna señal o en algún estímulo que vaya a estar presente en ese entorno (por. Ej. La corbata de tu jefe, o los ojos de los espectadores) y con tu nuevo comportamiento, imagina que estás en la situación, ves el estímulo, date cuenta si tienes más opciones para reaccionar al estímulo (si antes quedabas paralizado, quizás ahora puedas mirar a otro lado, o sonreírle al estímulo y decirte internamente algo inspirador), evalúa tu fisiología también. Recuerda que el elemento más flexible gana la partida.

Con este ejercicio estás consolidando una nueva actitud, y tienes un lugar para ensayar nuevos comportamientos en tu mente, ahora el secreto de la habilidad es la repetición. Es una buena meditación.

Si haces esta práctica al menos durante 10 días en un mes, podrás obtener mucha información positiva sobre posibles mejoras.

Utilizar esta revisión diaria, te proporcionará una increíble sensación de satisfacción sobre tu modo de actuar en el mundo, ampliará tu conciencia sobre algunas actitudes, comportamientos y pensamientos que te estaban limitando y que volaban bajo radar, y multiplicarán la confianza en ti mismo.

¿Que puede salir mal?

Hay personas que no son conscientes de sus visualizaciones internas, si cierran los ojos y no ven nada. Que intenten hacer todo el proceso sin verlo, sintiendo que lo están haciendo, y sintiendo lo que sienten mientras lo hacen, prestando atención a las diferencias en cuanto a los cambios. También pueden prestar atención a su propio diálogo interno, si hay alguna creencia que impide alguna acción determinada. Poco a poco, si te relajas, podrás ir visualizando cada vez más partes de la película.

Pase lo que pase: – ¡La única forma de fracasar es abandonando!; – ¡Sé atrevido!

Otra opción que tienes para entrenarte en la visualización creativa es coger un Boli, mirarlo y cerrar los ojos e intentar verlo con los ojos cerrado, o recordar el color de las cortinas de tu casa, o intentar ver el símbolo de la coca cola. Según la PNL que una persona vea o no vea, no es una cuestión de poder o no poder, sino de mayor o menor acceso a la información almacenada en la memoria inconsciente.

Cursos y Formación en PNL en Mallorca

Mejorando fácilmenteQuiero hacer un curso de P.N.L. PDF

Más info: audios, vídeos o libros de PNL

institutoexcelcoaching@gmail.com

Telef. 622 397 310

Prólogo al libro de Practitioner de PNL «Desarrolla tu mente para mejorar tu vida»

PALABRA Y SUGESTIÓN

Felipe Hernández

 

            Mi aproximación a la Programación Neurolingüística surgió de un interés personal por conocer las posibilidades terapéuticas del uso del lenguaje. Una necesidad de hallar una congruencia mayor en la expresión de las emociones y las ideas, cuyas posibilidades se me han revelado inusitadas, incluso en mi faceta como escritor de novela y poesía.1

            Durante dos años, he asistido a los cursos de Esteban Cuéllar, cuyo entusiasmo y conocimiento de la PNL han sido de una gran inspiración en mi búsqueda. Su trabajo constante de investigación me ha ayudado a comprender muchos aspectos de la PNL, tanto en su vertiente lingüística como terapéutica. Su libro presente, Desarrolla tu mente para mejorar tu vida, forma parte de su constante proceso evolutivo como persona y terapeuta. Un proceso que durante las clases se ha desarrollado en aspectos teóricos y prácticos muy amplios, tanto desde el interés científico como en el espiritual.

            En un principio, durante los cursos de Esteban, me llamó la atención el uso de los patrones lingüísticos en la elaboración de un metamodelo que sirviera al terapeuta para formular preguntas a partir de pautas lingüísticas reveladoras de patrones mentales. En realidad, el uso de generalizaciones, limitaciones, eliminaciones, distorsiones, lectura mental o presuposiciones no sería más que la expresión de un desajuste básico: el mapa no es el territorio. Sólo podemos expresar la realidad que percibimos, y a la limitación de nuestra percepción debe añadirse otra: la estructura misma del lenguaje. Con Esteban, aprendí que tenemos una maravillosa herramienta en un lenguaje que es capaz de transmitir la complejidad del mundo a través de una lógica que, por supuesto, incluye la generalización, la omisión de detalles, el resumen, la causalidad… Lo cual supone un grado de distorsión de la realidad más o menos grande en función de la congruencia del sujeto

Establecer cómo la creación de valores, significados, criterios y creencias  es un proceso dinámico de ida y vuelta, que afecta nuestra experiencia y nuestro estado internos, supone un cambio transcendental: la palabra, la expresión misma, tienen poder para transformarnos.  Lo que expresamos no es sólo un reflejo más o menos distorsionado de nuestro estado interno y de nuestra visión del mundo: forman parte viva del sistema, y utilizarlos con esa consciencia supone un cambio radical.

             

            De algún modo, la novela moderna y la poesía han quedado desmarcadas de este contexto, quizás porque se supone que las protegen las leyes del arte, y que el arte es un mundo aparte, en el que las consecuencias de una larga sugestión durante la lectura de una novela no tendrán consecuencias profundas en el subconsciente del lector. A mi modo de ver, ni el arte ni el sentido estético quedan exentos de este poder excepcional, sino que, por el contrario, son los exponentes más evidentes de la creación de mapas más o menos fundados o distorsionados del territorio. Y son también procesos de inducción al trance y a la visualización cuya consecuencia es la transmisión de valores, criterios y creencias.

            Alguien podría inducir de estas palabras que el poder de sugestión del lenguaje, en realidad podría ser utilizado para manipular subliminalmente, pero justamente eso es lo que se hace en muchos casos. Se imponen marcos ajenos a los marcos de los lectores y espectadores. Lo fácil es detectar los modos de manipulación, que, de hecho, se imponen a todos los niveles. Lo interesante es trabajar en el sentido opuesto: la literatura, el drama y la poesía, como vehículos de evocación y de trance sin imposición de marcos. ¿Es eso posible cuando todas las palabras están en manos del escritor.

            En mi experiencia como practitioner he emprendido esta indagación de un modo vivo, esto es, a través de la práctica. Rapport, al aproximarse a la práctica hipnótica, significa no sólo adecuarse a la respiración, a los gestos y posturas y al lenguaje más o menos visual, auditivo o cinéstésico del sujeto, sino también a su mundo figurativo. Hablamos a la respiración, a la sudoración, a las expresiones faciales, a los ritmos, timbres, dilataciones, tics y expresiones inconscientes de la persona, pero también a sus miedos, a sus olvidos, a todo un mundo incontrolable que no puede expresarse lógicamente. En ese sentido, no tiene mucho sentido explicar, sino evocar. Hay mucho respeto en ello. No imponer una lógica, sino abrir un universo de evocaciones, supone un paso fundamental para dejar que el marco de creencias del otro se transforme sin necesidad de la imposición de otro marco, sino porque la evocación le ha facilitado el acceso a sus propios recursos emocionales.

            Este proceso de feedback supone un campo abierto al aprendizaje: aprender de las reacciones emocionales y fisiológicas de un sujeto al que se le induce a trance a través de su propio campo figurativo. Observar este proceso y sus efectos, tomar consciencia del poder de la metáfora en una mente individual, obviamente puede repercutir en un mayor discernimiento de los efectos que un texto puede tener en un lector aparentemente ajeno a nuestro alcance o rapport. Y, en un sentido opuesto, tener una noción del significado de los sistemas figurativos en el lenguaje literario supone un enriquecimiento del proceso comunicativo del practicante de Programación Neurolingüística, cuya flexibilidad aumenta en tanto tenga más recursos y posibilidades expresivas.

            Estos mundos metafóricos, en que las imágenes cobran una vida anímica, me han conducido por un camino de vuelta a la literatura. Me han enseñado cómo se construyen las constelaciones del significado desde un punto de vista nuevo y más profundo y humanamente intenso. Un punto de vista que no es el de la obviedad ni el de la lógica analógica, sino el del individuo como totalidad.      

 

 

1 Felipe Hernández es autor de varias novelas: «Naturaleza», «Edén», «La deuda», «La partitura» y «Dunas», publicadas por las editoriales Anagrama, Seix Barral y Planeta.

Trabajo Practitioner de Roberto Munita

LA FORMULACIÓN DE OBJETIVOS EN PNL

(Este escrito corresponde al trabajo final del Curso de Practitioner de PNL 2010 y pretende resumir una parte importante de mi aprendizaje personal en un momento en el que necesité dar un mayor impulso al cambio de rumbo a mi vida.)

– Podría decirme, por favor, ¿qué camino he de seguir desde aquí? – dijo Alicia

– Eso depende en buena medida del lugar adonde quieras ir – dijo el gato

– No me importa mucho adónde… – dijo Alicia

– Entonces, no importa por donde vayas – dijo el gato

Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas

Para introducir este escrito he utilizado este extracto del libro de Alicia en el país de las Maravillas, porque pienso que en él se manifiesta de forma clara que si no tenemos definido un objetivo en la vida, esta sigue su curso sin que podamos hacer nada por evitarlo. Y nos llevará a un sitio cualquiera, nos guste o no.  En cambio, si nosotros hemos trabajado en definir lo queremos hacer y hemos formulado bien nuestro objetivo en la vida, nos podremos dirigir hacia allí y aunque es verdad que nos encontraremos con muchas variables en nuestro camino, tendremos muchas más posibilidades de llegar donde queremos.

Antes de continuar, pienso que es importante aclarar que el propósito de la Formulación de Objetivos no es definir conductas o reemplazar un comportamiento por otro, aunque sirva para ello, sino darle a la persona más opciones válidas y valiosas.

A continuación, iré desarrollando la formulación de mi objetivo, intentando seguir los pasos que describe la PNL, cuyo método conlleva una serie de preguntas que nos ayudan a definirlo.

La primera pregunta y más importante que me puedo hacer, en un momento en el que quiero fijarme objetivos es: ¿Qué es lo que quiero realmente?

¿Qué es lo que quiero?

Curiosamente, cuando me invito a pensar en lo que quiero, en lo primero que pienso es en aquellas cosas que no quiero o que no me gustan: “no quiero trabajar en algo que tenga que tenga que sufrir para mantenerme en el puesto”, “no quiero estar lejos de mi familia”, “no quiero trabajar para otros”… Y me doy cuenta cómo este tipo de pensamientos no me producen ningún atractivo. Es más, comienzo a sentirme incómodo y molesto. Este resultado me hace comprender por qué se habla en PNL de que una definición positiva del objetivo puede ahorrar tiempo y esfuerzos y aumentar las posibilidades de éxito. La idea que subyace en PNL es que todo lo que ocupa la mente, con o sin intención, se convierte en realidad y comportamiento.

Me decido a revisar el método que utilizo para establecer y lograr mis objetivos, y ahora me centro más en lo que sí quiero, que sea algo valioso y útil para mí, por ejemplo: “quiero aprovechar mi experiencia de empresa”, “quiero disfrutar en lo que haga”, “me gusta la enseñanza”, “me gusta estar cerca del mundo de la empresa”,  “me gusta relacionarme con personas emprendedoras y ayudarles a solucionar problemas”, “disfruto cuando soy capaz de ayudar a un empresario a mejorar situaciones o a generar nuevas ideas ”, y esto me lleva a pensar que podría dedicarme a consultor, tutor o mentor, algo así. Busco información sobre estos temas y finalmente decido que mi objetivo es: convertirme en un excelente  mentor de empresa en el plazo de 2 años, para aplicar mi experiencia ayudando al empresario o al directivo a  convertirse en un profesional más efectivo para su propia empresa o para aquella en la que presta sus servicios. 

¿Qué sentiré cuando logre el objetivo?

Sabemos que todo lo que experimentamos en nuestra vida es siempre a través de lo que captan nuestros sentidos y que esta información influye en nuestros pensamientos y también en nuestra conducta. Por ello, en PNL se recomienda describir el objetivo con todos los detalles sensoriales, visualizarlo y vivirlo, para enseñarle a la mente lo que buscamos y de esta forma, será más fácil lograr este objetivo.

Cuando visualizo que soy un mentor, puedo verme con la figura de un profesional experimentado, de aspecto serio, amable y simpático, una persona sencilla, exigente y cercana, que tiene un buen nivel de conocimientos generales y una gran capacidad de relación con otras personas del mundo de la empresa y de entender la problemática que le plantean.

Me veo participando en reuniones con directivos y empresarios, para estudiar alguna situación que desean mejorar. Yo les acompaño en el análisis de  las diferentes opciones que se planteen y les ayudo a decidir.

Verme en esa situación es un reto que me produce una sensación satisfactoria. Desarrollo mi trabajo y estoy  tranquilo y seguro. Siento que mi voz es pausada y de un tono suave. El ambiente está fresco y el aire lo siento puro. Llevo una ropa de tela agradable al tacto, suelta, cómoda y liviana que me permite moverme con libertad y soltura.

Escucho con atención las opiniones y los comentarios de los participantes. Observo mi intervención, hago  preguntas y observaciones sobre sus propias descripciones. Voy despacio y con cuidado, no deseo molestar a nadie, sólo busco ayudarles a profundizar un poco más en aquello que quieren conseguir y dilucidar las ventajas y desventajas de las posibles opciones.

¿Cómo sabré que lo logro?

Dado que el logro de mi objetivo lo puedo asociar a una satisfacción personal, que podría expresarla como la sensación de alegría, me sentiré más contento y disfrutaré más con lo que hago. Es una sensación que me acompañara constantemente, adonde vaya. Si comparo la pesadez que me invadía habitualmente en mi anterior trabajo, ahora, cuando estoy siendo mentor, esta pesadez y aburrimiento desaparece y deja paso a una sensación agradable, positiva.

En la práctica, el cambio que se produce en la forma de ver las cosas que hago me impulsa a ser  más eficiente. Veo que necesito menos tiempo para hacer las mismas cosas importantes que antes me ocupaban gran parte del día, con lo cual dispongo de más tiempo para otras cosas que me gustan. Lo interesante de este indicador, es que es perfectamente medible. De esta manera tendré las referencias explícitas para evaluar mi progreso. Si mi indicador es la eficiencia (como consecuencia de sentirme alegre y contento con mi trabajo) puedo comparar cuando lo desee, este estado deseado con el real.

¿Está el objetivo bajo mi responsabilidad? , ¿Qué recursos necesito?

La PNL sugiere que tu objetivo sea iniciado, mantenido y promovido por ti. El objetivo escogido debe reflejar cosas en las que puedas tu influir personalmente, que tú puedas cumplir.  Y además, conocer los recursos que necesito para lograr mi objetivo.

Si mi objetivo es: “Convertirme en un excelente mentor” y si los conocimientos fundamentales  ya los he adquirido a lo largo de mi carrera profesional, pienso que es conveniente que ahora los ponga a prueba. Para ello he de dar una serie de pasos previos, hasta conseguir los clientes a los cuales les haré Mentoring. Estos pasos que necesito cumplir y que además, pienso que dependen de  mí,  principalmente, es decir, están bajo mi control, son:

Asunto

Å      Elegir un nombre comercial.
Å      Preparar la papelería (tarjetas de visita, carpetas, folios, etc…)
Å      Documentación con mi oferta de servicios.
Å       Preparar una WEB
Å      Listar posibles clientes
Å      Visitar a posibles clientes
Å      Hacer seguimiento de las visitas
Å      Conseguir entrevistas

Llegado al punto de visitas, el paso siguiente es la acción.  He de dar el primer paso y me encuentro con las dificultades en las que la PNL hace mucho hincapié,  en las creencias. Identifico claramente una creencia limitante: “yo estoy muy viejo y no soy capaz”. Esta creencia me inmoviliza, me siento atado y mi mente no razona. Me doy cuenta que ahora, lo importante, es sentirme con la seguridad  necesaria para atreverme éste y a dar cada paso que sigue. Para ello, en cada punto, hago una revisión más profunda de los recursos con que cuento hasta ahora y qué más necesito. De esta forma, veo que desde que comencé (hace ya seis meses) he avanzado hasta tener una lista de posibles clientes y ahora quiero ir a visitarlos y dar una buena imagen.

Necesito preparar un discurso de presentación, con la idea de que sea lo suficientemente atractivo para que me permita ser recibido por un empresario o un directivo. Me entreno en casa haciendo grabaciones y lo practico con la familia y con alguna amistad, como audiencia. Después de una semana con pruebas y ajustes, me siento seguro y considero que ya estoy preparado y puedo fijar la fecha para comenzar la ronda de visitas. A continuación, mi tarea es registrar la información que he logrado en las visitas, contactar con las personas que toman las decisiones y conseguir las entrevistas. Esto significa hacer llamadas por teléfono. Es algo que me cuesta. Me pongo un número de llamadas diarias como objetivo y funciona, consigo varias entrevistas. Y finalmente,  una vez  que  me entrevisto con cada uno de mis clientes potenciales, quiero ser capaz de atraer al cliente para que acepte mi ayuda. Mi discurso lo ensayo durante varios días, teniendo en cuenta la actividad del cliente. Así, puedo acercarme más a sus problemas y proponer soluciones.

¿Qué tamaño tiene tu objetivo?

Sabemos  que el metaobjetivo,  es el equivalente en PNL a motivación, es decir aquello que realmente perseguimos o queremos conseguir y que se encuentra detrás de los objetivos. Esta motivación es proporcional a la dimensión del objetivo. De forma que, si el objetivo es muy pequeño,  la motivación también será muy pequeña. Y si el objetivo es grande, la motivación, también será grande.

Esta relación entre metaobjetivo y objetivo, puede inducirnos a buscar objetivos muy grandes, por ello,  la PNL recomienda dimensionar nuestro objetivo de acuerdo a nuestras posibilidades.

Si elegimos un objetivo muy grande e intentamos conseguirlo y no somos capaces de alcanzarlo una y otra vez, seguramente nos desmotivaremos.  Pero si somos conscientes de que existe una dificultad contra la que nos estamos estrellando, antes de continuar esforzándonos y sin resultados positivos, nos preguntaremos, ¿qué es lo que nos impide alcanzarlo? y el problema puede ser la dimensión de nuestro objetivo.  Entonces, podemos dividir este gran objetivo en objetivos más pequeños, lo suficientemente pequeños para hacerlos alcanzables, y así será más fácil conseguirlos.

En mi caso, siendo realista, tengo que decir que percibo mi objetivo como una empresa difícil, de una dimensión que asusta si sólo me dedico a mirarlo, por ello, quiero pasar a la acción. Me siento fuerte, me veo capaz de avanzar y conseguirlo.  Los pasos que he ido completando poco a poco, me lo confirman. Y veo que cada avance que hago, me proporciona una motivación que me anima a dar el paso siguiente. Por lo tanto, esto es como un impulso que se va auto alimentando a medida que avanzo y veo que el objetivo que al principio veía grande, cada vez que me acerco más, se va haciendo más pequeño y manejable.

¿Cómo afecta a mí y a otros, el logro del objetivo?

Para ayudar a una buena definición del objetivo, además de que sea específico, es importante que analicemos honestamente los efectos que se pueden producir al conseguido. La PNL sugiere que formamos parte de un sistema y dado que estamos interconectados, cualquier cambio en nosotros, tiene consecuencias en el sistema y viceversa. Por ello, recomienda cuidar de que los objetivos sean ecológicos. La consecución de un objetivo traerá consigo una serie de cambios en el comportamiento, pensamientos, sentimientos y en general, ello afectará a la ecología interna y externa de nuestra persona, con el entorno donde se defina y aplique el objetivo.

Veamos un ejemplo aplicado a mi caso. Durante mi proceso de definición del objetivo, en algún momento, he llegado a la siguiente formulación: “quiero ser un mentor excelente para empresarios o directivos no competentes”. Pensando en si esta formulación era adecuada o no, me hice la pregunta siguiente: ¿puede haber algún caso en el que el empresario o el directivo no sean competentes y yo no desee ser un mentor excelente?  La respuesta es afirmativa. Efectivamente, pueden existir actividades u organizaciones que en mi opinión sean nocivas, tóxicas  o simplemente, incompatibles con mis creencias y mis valores  y aunque mi cliente no sea competente, yo no desee ser un mentor excelente y no quiera ayudarle.

Así he comprobado que un objetivo puede no ser adecuado en todos los casos y todas las circunstancias, es decir, no ecológico y podría afectarme negativamente a mí y a otros. También me he dado cuenta que puedo percibir en cada momento si avanzo o no hacia el logro, solamente sintiendo lo que siento, y siendo consciente de mantener la armonía con mis creencias y valores.

Finalmente, dentro de este aprendizaje de la Formulación de Objetivos, he tenido en cuenta el método P.O.P.S. (Prueba-Operación-Prueba-Salida). Este método es una manera útil que proporciona la PNL, de ver las estrategias (y perseguir un objetivo requiere que elaboremos estrategias).  El P.O.P.S  nos ayuda a comprender cómo funcionan estas estrategias y cómo pueden modificarse en caso de que no estemos consiguiendo los resultados deseados. Eso sí que para aplicar el método P.O.P.S debemos cumplir algunas condiciones: tener una buena representación del resultado que se quiere obtener (esto implica tener el objetivo muy claro), tener unos indicadores sensoriales que nos retroalimenten y nos permitan saber si nos acercamos o nos alejamos del resultado deseado, y ser flexibles en nuestro comportamiento, para llevar a cabo las suficientes operaciones para acercarnos al resultado deseado.

En conclusión, antes de cualquier esfuerzo debe realizarse una comprobación de la ecología del objetivo que junto a una buena definición y propósito del objetivo pueden ahorrar tiempo y esfuerzos y pueden aumentar las posibilidades de éxito. Una vez hecho esto, debemos pasar a la acción y observar, utilizando todos nuestros sentidos, lo que sucede. Debemos estar alerta para detectar desviaciones y ser flexibles para modificar nuestras acciones hasta conseguir el resultado que deseamos.

Trabajo de Robert Munita, Ingeniero, Coach, Consultor y Practitioner de P.N.L por el Instituto de Terapias Integradoras de Palma (I.T.I. área de P.N.L y Coaching)

Formación intensivo de verano 2014 JPG

P.N.L. y Coaching Corporativo y Sistémico en la Empresa (IN – COMPANY)

Coaching corporativo banner JPEG_2_2_2Coaching Corporativo

con Perspectiva Sistémica

«Porque los caminos a los que somos llamados son ásperos y escarpados. ¿Acaso por caminos llanos se llega a las alturas?». Séneca

El coaching corporativo tal como lo concebimos desde el Instituto Excel Coaching es un tipo de coaching ejecutivo pero dirigido a toda la organización. El punto de palanca reside en compartir la visión e intentar, juntos, ir más allá de lo que se podría ir individualmente. Ello conlleva la comunicación y el aprendizaje en grupo, de manera cooperativa y compartido. Lo que requiere un nuevo tipo de Liderazgo. Líderes carismáticos que le dan el poder al grupo y a los individuos y que son servidores de la visión.

El aprendizaje es la ventaja competitiva
Coaching Corporativo con Esteban Cuéllar

Las empresas que deseen seguir siendo competitivas en el futuro (en el presente y en el pasado) necesitan que sus empleados o colaboradores sean personas de amplios conocimientos, capaces de manejar su propio comportamiento y gestionar sus emociones para estar en acción y en eficacia constantemente, adaptándose a los cambios del entorno local y mundial, hoy en día los cambios que está experimentando la economía mundial, las nuevas formas de marketing on-line y las posibilidades de red social, es algo que requiere estar en forma mental, emocional, física, social y ecológica.

Haz una prueba de una sesión de Coaching con P.N.L y perspectiva Sistémica en tu Empresa

Perspectiva Sistémica y Ecológica en las Empresas

Una Empresa no sólo tiene su Identidad, sino que también comparte las Identidades de cada uno de los miembros que la componen.

DSC02174Para dirigir a grupos de personas ya no sirve el estilo autoritario, hemos pasando a un modelo más cooperativo. La empatía es el recurso estrella. Ya se están utilizando técnicas de sintonía, acompasamiento de estrategias, acompasamiento en el nivel de identidad de las personas, y las metodologías como la PNL o el Coaching están siendo adoptadas por las empresas más competentes, no porque tengan un problema, sino porque quieren seguir siendo eficaces y aprendiendo continuamente.

Ya no sirve eso de pasar de los clientes, ni la chapuza.

Hoy en día, sobre todo, en las grandes ciudades, se nota que los profesionales, que se dedican a asesorar a las empresas, se están poniendo las pilas. En el año 2.000 los clientes navegaban por Internet y contrataban al primero que aparecía en Google. Hoy gracias a la crisis, la gente elige a los mejores. La crisis nos ha permitido aprender que en el ámbito de la formación no es suficiente que te vendan la moto, sino que se necesitan una serie de criterios de calidad para que la formación valga la pena.

La Organización en Aprendizaje Permanente

Disciplinas que practicamos en estos cursos y seminarios para Empresas:

– Coaching con el Estado Emocional.

– Coaching con Perspectiva Sistémica.

– Coaching con Creencias.

– Modelado y Análisis de los patrones de Comunicación y Motivación en la Empresa.

– Resolución de conflictos Ejecutivos e Interpersonales en la Organización.

– Jerarquía de Valores, creencias y modo experiencias reales de cambio con las técnicas de comunicación de la P.N.L.

Herramientas y modelos muy específicos

Diálogo y discusión reflexiva.

El diálogo nos permite expresar nuestra opinión, la reflexión nos ayuda a conocernos a nosotros mismos y de cómo influimos en las situaciones con los demás. Herramientas como la calibración o la creencia de que el mapa no es el territorio nos permiten mejorar nuestra perspectiva en cada momento, siendo flexibles y reencuadrar situaciones difíciles, imposibles, desde el punto de vista habitual que ha generado el problema o conflicto.

Herramientas y ejercicios específicos para gestionar Equipos de una manera efectiva, facilitar el compromiso y la visión, herramientas de liderazgo, de comunicaciones avanzada para cada área o herramientas lingüísticas para trabajar con virus mentales dentro de las organizaciones, así como modelos lingüísticos para gestionar problemas emocionales, para ventas o negociaciones e influencia positiva.

Cambio de rutinas mentales.

Liderazgo Sistémico y Ecológico: un nuevo reto en las Organizaciones

En el área del Pensamiento Estratégico o el Pensamiento Sistémico tenemos modelos que nos permiten dirigir nuestras acciones en función de la visión, los valores y los objetivos prioritarios, así como un sistema de evaluación sistémico flexible para modificar el rumbo y mejorar la calidad en general.

Los directivos y líderes ha de ser capaces de ser creativos, predicar con el ejemplo sobre todo en momentos donde las cosas se ponen difíciles, así como facilitar las condiciones en el entorno de trabajo, para que los equipos puedan funcionar adecuadamente. Potenciando la ejecución de tareas, pero sobre todo las relaciones entre los miembros de la empresa y con los clientes.

Esto significa que los directivos han de ser ellos mismos seres humanos bien estructurados, equilibrados, comunicativos y sensibles, y que sus conductas y formas de auto expresión han de ser adecuadas y congruentes, gracias al modelado de la excelencia que forma la esencia de la PNL, podemos modelar cada estructura de la mente de nuestros líderes y clientes, antes de intervenir.

En este sentido pensamos que todos los recursos que la empresa necesita para triunfar ya están en la empresa, por eso podemos utilizar modelos específicos o modelar las estrategias de comunicación, delegación o resolución de conflictos de los propios trabajadores que destacan en la organización para extrapolar esas habilidades a otros miembros de la empresa y de los equipos, es lo que llamamos aprendizaje por observación.

Para eso hemos de aprender a observar, desarrollar la conciencia no sólo de nosotros y de nuestras estrategias para decidir, para motivarnos o para planificar, sino ser capaces de desempaquetar las estrategias de nuestros colaboradores para poder comunicar con ellos de manera que les sea irresistible, a su manera.

Propiciar las relaciones para que nuestros colaboradores y clientes puedan desplegar todo su potencial. Si pensamos que el potencial está en nosotros y en los demás, si somos positivos, esa es una forma de purificar la mentalidad de una organización o de un equipo.

Está demostrado que los pensadores positivos, los que se enfocan en las posibilidades, incluso en los peores momentos, son los que triunfan.

La autenticidad la consiguen las personas que son auto-disciplinadas y luego con sus colaboradores.

Para eso la PNL nos aporta herramientas, técnicas desde un marco teórico congruente, para el auto-entrenamiento, aprender de los errores, y también para la formación laboral y para ayudar a aprender a otros, ayudándoles no sólo en su trabajo sino también en sus vidas.

La P.N.L. facilita dicha conciencia y dicho desarrollo personal.

La PNL permite dar un paso en la Libertad Humana, vivir la libertad ha sido y seguirá siendo un reto para todo tipo de seres humanos, como dice uno de mis Modelos en el Alto Rendimiento Deportivo, Toni Nadal, entrenador de Rafa Nadal, citando a Séneca; «triunfar o en este caso desarrollarte personal y profesionalmente, libera la cadena».

Este desarrollo cognitivo, emocional y relacional nos permite volvernos más independientes y aprender a pensar adecuadamente, acercarnos a la felicidad.

Las personas felices son personas que tienen un rumbo, que dirigen su esfuerzo y su energía en una dirección, para ello han de superarse si quieren conseguirlo, están ocupados en conseguir su visión, y con su ejemplo ayudan a inspirarse a los demás, no tienen tiempo para «guiñapos egocéntricos», ni para fomentar las guerras, se convierten en personas agradecidas y en personas que se ocupan en facilitar el mismo destino a otros, esos son los imprescindibles.

Esteban Cuéllar Hansen, Trainer Oficial de P.N.L. y Mentor- Coach

Testimonios

«Lo que he aprendido estos últimos 9 meses con Esteban me ha servido para hacer el discurso de hoy, tan bien. Hemos duplicado plantilla en nuestra empresa y me he vuelto mejor persona». Cristobal director del ambigú («Más que un Bar»). 2015

«Esteban aplica la P.N.L. y la Inteligencia Emocional mientras explica». Jorge Whasington López, Cónsul del Ecuador en Manhattan 2014

«Ahora que el plan A ya lo he conseguido, Esteban me ha ayudado a diseñar un plan B que vuelve a dar sentido a mi vida».  Jonathan, Naciones Unidas, Manhattan 2014.

«Esteban, desde que viniste a vernos en 2006, he seguido aplicando las técnicas de entrenamiento mental que nos enseñaste con mis equipos: con muy buenos resultados». Toni. MSS06. Entrenador Nacional.

«Estos programas son muy útiles para entrenadores y deportistas» Johny Ouriagli, entrenador nacional de atletismo. 2013

«Esteban, gracias por ayudarme a darle la vuelta a la situación». Clara, directora de la comunidad de Queens.

«Esteban, cuentas con una amiga aquí en New Jersey». Jessica, Cónsul del Ecuador en New Jersey, EEUU.

mejorando fácilmente colaboradores DEF JPEG_2Curso de Oratoria y Liderazgo de Alto Rendimiento para Empresas

Formación de Programación Neurolingüística en Mallorca

Formación de Coaching Ejecutivo y Corportativo en Mallorca

Contacta con nosotros si quieres que demos una charla en tu empresa o un taller de 4 horas. institutoexcelcoaching@gmail.com

Coaching corporativo banner JPEG

Sigue leyendo P.N.L. y Coaching Corporativo y Sistémico en la Empresa (IN – COMPANY)

Trabajo fin de curso Practitioner y Master Felipe Hernández Vélez

PALABRA Y SUGESTIÓN

Felipe Hernández, Trabajo para la Obtención del certificado oficial para el curso de practitioner de PNL – Avalado por el Instituto de Terapias Integradoras de Palma ITI  y la Asociación Española de PNL.

Curso de Practitioner 2010, dirigido por Esteban Cuéllar Hansen

            Mi aproximación a la Programación Neurolingüística surgió de un interés personal por conocer las posibilidades terapéuticas del uso del lenguaje. Una necesidad de hallar una congruencia mayor entre la expresión de las emociones y la generación misma de los estados de ánimo me condujo al estudio de un campo cuya riqueza se me ha revelado inusitada, incluso en mi faceta como escritor de novela y poesía.1

            En un principio, me llamó la atención el uso de los patrones lingüísticos en la elaboración de un metamodelo que sirviera al terapeuta para formular preguntas a partir de pautas lingüísticas reveladoras de patrones mentales. En realidad, el uso de generalizaciones, limitaciones, eliminaciones, distorsiones, lectura mental o presuposiciones no sería más que la expresión de un desajuste básico: el mapa no es el territorio. Sólo podemos expresar la realidad que percibimos, y a la limitación de nuestra percepción debe añadirse otra: la estructura misma del lenguaje. Por supuesto, el sistema funciona en cuanto que sería absurdo percibir la realidad en toda su extensión y profundidad, recordarla continuamente en todos sus detalles y expresarla con una fidelidad absoluta. Tenemos una maravillosa herramienta en un lenguaje que es capaz de transmitir la complejidad del mundo a través de una lógica que, por supuesto, incluye la generalización, la omisión de detalles, el resumen, la causalidad… Lo cual supone un grado de distorsión de la realidad más o menos grande en función de la congruencia del sujeto. Dada esta premisa, el trabajo del terapeuta consiste en detectar los grados de distorsión en la visión del mundo de un paciente en relación con las consecuencias que dicho grado de distorsión tiene sobre su propio estado emocional y su conciencia.

Banners Formación Completa PNL 2_2

             Así pues, teniendo en cuenta que nuestro hemisferio cerebral dominante tiene una función lingüística fundamental, y que el lenguaje modela la emoción tanto como la emoción modela el lenguaje, la conciencia de que el mapa no es el territorio es una herramienta imprescindible no sólo para terapeutas, sino para cualquier sujeto que quiera mejorar su congruencia y su salud emocional y física. En este sentido, las indagaciones de Robert Dilts2 sobre el poder de la palabra y la estructura del significado constituyen una aportación muy valiosa. Establecer cómo la creación de valores, significados, criterios y creencias  es un proceso dinámico de ida y vuelta, que afecta nuestra experiencia y nuestros estados internos, supone un cambio transcendental: la palabra, la expresión misma, tienen poder para transformarnos.  Lo que expresamos no es sólo un reflejo más o menos distorsionado de nuestro estado interno y de nuestra visión del mundo: forman parte viva del sistema, y utilizarlos con esa consciencia supone un cambio radical.

            Es en este punto donde empieza a enraizarse mi interés como escritor en una perspectiva nueva del poder del lenguaje. Aunque, a decir verdad, no sería una perspectiva tan nueva si tuviéramos en cuenta los usos mágicos que el lenguaje ha tenido a través de la historia, desde su mismo inicio, ligado a la conciencia del hombre. La utilización de las palabras mágicas por los chamanes, el uso de mantras, las fábulas fantásticas comunes a tantas tradiciones culturales, el uso de la metáfora y el lenguaje figurado… todos esos rasgos universales son indicios claros de que no nos basta la lógica del lenguaje gramaticalmente correcto, como dice Milton Erickson, sino que necesitamos de algo más para suplir la inevitable distancia que se abre entre expresión, representación sensorial y realidad. Y es en ese resquicio aparentemente ilógico, donde se teje una urdimbre de metáforas, metonimias, ambigüedades y juegos a veces absurdos, se abre no sólo la posibilidad de un lenguaje transderivacional que hable directamente al inconsciente del paciente, sino la posibilidad de una nueva toma de conciencia de la sugestión y la evocación en el lenguaje literario.

            En Patterns of the hipnotic techniques of Milton H. Erickson, M.D. , Richard Bandler y John Grinder exponen  los modos sumamente inventivos con que Erickson superó la brecha entre las estructuras profundas y las estructuras superficiales del lenguaje. El lenguaje hipnótico de Erickson me retrotrajo al lenguaje de ciertas fábulas fantásticas en que la identidad de los personajes se asocia a metáforas animales, a veces monstruosos, y a mundos ambiguos en que el significado no se filtra lógicamente sino de un modo más profundo y efectivo. No se habla del incesto, ni de la violación o la homosexualidad. No se nombran los hechos lógicamente, pero, desde la perspectiva ericksoniana, es evidente que el lenguaje plástico y figurativo traslada intacta la peculiaridad de las conductas humanas al inconsciente del oyente o el lector.

            De algún modo, la novela moderna y la poesía han quedado desmarcadas de este contexto, quizás porque se supone que las protegen las leyes del arte, y que el arte es un mundo aparte, en el que las consecuencias de una larga sugestión durante la lectura de una novela no tendrán consecuencias profundas en el subconsciente del lector. A mi modo de ver, ni el arte ni el sentido estético quedan exentos de este poder excepcional, sino que, por el contrario, son los exponentes más evidentes de la creación de mapas más o menos fundados o distorsionados del territorio. Y son también procesos de inducción al trance y a la visualización cuya consecuencia es la transmisión de valores, criterios y creencias que pueden actuar como virus mentales (en palabras de Dilts) o como generadores de patrones imaginativos liberadores.

            Y así como podemos identificar patrones de lenguaje que atentan contra la congruencia, y que generan distorsiones y limitaciones en el estado interno de los individuos que los expresan, ¿por qué no identificar los patrones que distorsionan la congruencia de un relato o un poema? ¿Por qué no considerar el poder de sugestión inherente a toda narración y poema? De hecho, del mismo modo en que Erickson relaciona el estado de trance con un estado de aprendizaje, yo sugeriría que la literatura, más que un sentido estético o de evasión, tiene un sentido de aprendizaje profundo, a nivel subconsciente. Siempre ha sido así. Y considero esencial un punto sobre el que ya escribí en un artículo Testamentos. Reflexiones sobre el proceso creativo, en el cual meditaba sobre el hecho de que la creación de un personaje ficticio con el valor de divinidad no era un elemento sin consecuencias en la sociedad humana e incluso en la construcción de nuestra psique individual. La elaboración literaria de un Dios irracional, injusto o belicoso, naturalmente genera un sistema de creencias violento y destructivo. Cualquiera, a partir de una simple divagación literaria, podrá justificar ejecuciones, guerras, castigos y venganzas si su modelo es una divinidad como la del Antiguo Testamento. Y, en gran parte,  esa invención literaria está detrás de una buena parte de las tensiones del mundo actual. La generalización y la distorsión tienen, en este caso, consecuencias incalculables y muy difíciles de erradicar. Pero, a escala menor, la literatura, disfrazada de cultura, puede seguir siendo una herramienta de expansión de virus mentales y creencias distorsionadas.

            Con esta sugerencia no quiero inducir a pensar que la narración se transforme en un instrumento terapéutico o en un fluido de buenas intenciones, sin valor conflictivo ni poder dramático. Por el contrario, la consciencia de que trabajamos con una herramienta poderosísima, que no sólo habla en modo analógico a la consciencia, sino también al inconsciente, puede abrirnos un campo fascinante, abierto a la creatividad y a la congruencia.

            Alguien podría inducir de estas palabras que el poder de sugestión del lenguaje, en realidad podría ser utilizado para manipular subliminalmente, pero justamente eso es lo que se hace en muchos casos. Se imponen marcos ajenos a los marcos de los lectores y espectadores. Lo fácil es detectar los modos de manipulación, que, de hecho, se imponen a todos los niveles. Lo interesante es trabajar en el sentido opuesto: la literatura, el drama y la poesía, como vehículos de evocación y de trance sin imposición de marcos. ¿Es eso posible cuando todas las palabras están en manos del escritor? ¿Cuando el planteamiento, la elección de la historia y el desenlace se deben a una sola mente? Por supuesto, es inevitable que el autor imponga de algún modo su lógica y sus limitaciones, pero también es cierto que la conciencia de que una narración de doscientas, trescientas o novecientas páginas tiene un valor de sugestión sostenida, puede ser esencial a la hora de crear un rapport dimensional con el lector. Y no es en absoluto descabellado valorar los grados de manipulación del lenguaje, o la transmisión de creencias y valores que sostienen nuestras disociaciones e identificaciones, nuestras metáforas y nuestro uso de las palabras.

            ¿Puede un poema ser destructivo para nuestra coherencia interna y nuestro sistema emocional? ¿Cómo nos enfrentamos a los exorcismos, a las plegarias, a las invocaciones o a los mantras en la literatura moderna? ¿Cómo la necesidad de entrar en estado de trance para dialogar con nuestro inconsciente se ha trasladado a los sueños sostenidos que subyacen en toda narración?

            En mi experiencia como practitioner he emprendido esta indagación de un modo vivo, esto es, a través de la práctica. Rapport, al aproximarse a la práctica hipnótica, significa no sólo adecuarse a la respiración, a los gestos y posturas y al lenguaje más o menos visual, auditivo o cinéstésico del sujeto, sino también a su mundo figurativo. Hablamos a la respiración, a la sudoración, a las expresiones faciales, a los ritmos, timbres, dilataciones, tics y expresiones inconscientes de la persona, pero también a sus miedos, a sus olvidos, a todo un mundo incontrolable que no puede expresarse lógicamente. En ese sentido, no tiene mucho sentido explicar, sino evocar. Hay mucho respeto en ello. No imponer una lógica, sino abrir un universo de evocaciones, supone un paso fundamental para dejar que el marco de creencias del otro se transforme sin necesidad de la imposición de otro marco, sino porque la evocación le ha facilitado el acceso a sus propios recursos emocionales.

            De este modo, a la manera ericksoniana, en que el presente percibido se transforma en canal de evocación y de aprendizaje, y en el que sistemas metafóricos (el caso del tomate que crece casi humanizado en el jardín de la mente de un paciente de Milton Erickson) se transforman en presente visualizado, me resulta fascinante comprobar cómo el uso del lenguaje puede llegar a zonas supuestamente inaccesibles de la mente. Y esta magia puede manifestarse no sólo en la elección de las imágenes, los hechos dramáticos o el ritmo con que se cuenta una historia, sino en el lenguaje mismo. Y, en el caso de la poesía, este factor adquiere una importancia esencial: la creación de constelaciones metafóricas o figurativas puede ser un camino de ida y vuelta entre la terapia individual y una expresión literaria más universal.

Este proceso de feedback supone un campo abierto al aprendizaje: aprender de las reacciones emocionales y fisiológicas de un sujeto al que se le induce a trance a través de su propio campo figurativo. Observar este proceso y sus efectos, tomar consciencia del poder de la metáfora en una mente individual, obviamente puede repercutir en un mayor discernimiento de los efectos que un texto puede tener en un lector aparentemente ajeno a nuestro alcance o rapport. Y, en un sentido opuesto, tener una noción del significado de los sistemas figurativos en el lenguaje literario supone un enriquecimiento del proceso comunicativo del practicante de Programación Neurolingüística, cuya flexibilidad aumenta en tanto tenga más recursos y posibilidades expresivas.

            En mi experiencia personal, me ha sido muy útil conocer tanto los sistemas representacionales VAKOG3 de las personas con que he practicado hipnosis, sino también sus sistemas figurativos. En cierto modo, mi intervención no consistía en introducir una lógica ajena, sino en ampliar durante el trance los campos de la imaginación a fin de que el sujeto pudiera acceder a su propia información y a sus propios recursos. Si sabemos que el sujeto de hipnosis es un granjero, como en el caso expuesto por Milton Erickson, recurrir a la imagen realmente evocativa del crecimiento casi humanizado de los tomates en el huerto, ayudará al paciente a visualizar soluciones, recursos, situaciones, que de un modo lógico no aparecerían. Puesto que el modo lógico a menudo genera resistencias o bloqueos, mientras que los sistemas representacionales y figurativos actúan de un modo subrepticio, como parte misma de la sugestión.

            En mi caso, he hallado sistemas figurativos relacionados con el cómic (en el caso de un dibujante), con la navegación a vela (en el caso de alguien que realizó un larguísimo viaje en un velero), con los mundos virtuales (en el caso de un apasionado de los juegos informáticos), con el bosque (en el caso de un excursionista), con las calles del casco antiguo (en el caso de un guía turístico), con una casa ideal (en el caso de una persona preocupada por la decoración y el feng shui), con el vuelo y el viaje (en el caso de una azafata), con la visita a un mundo exótico (en el caso de un viajero)… Todos ellos mundos evocativos completos, que encierran no sólo la posibilidad de despertar imágenes, sino también de penetrar en la fantasía y el inconsciente de la persona.

            Estos mundos metafóricos, en que las imágenes cobran una vida anímica, me han conducido por un camino de vuelta a la literatura. Me han enseñado cómo se construyen las constelaciones del significado desde un punto de vista nuevo y más profundo y humanamente intenso. Un punto de vista que no es el de la obviedad ni el de la lógica analógica, sino el del individuo como totalidad. Y este sólo es el principio de un camino de aprendizaje que pienso explorar en los próximos años. Un camino que aúna pasiones entrelazadas.

1 Felipe Hernández es autor de varias novelas: «Naturaleza», «Edén», «La deuda», «La partitura» y «Dunas», publicadas por las editoriales Anagrama, Seix Barral y Planeta.

2 «El poder de la palabra», Robert Dilts, Ed. Urano, 2003

3Curso de Practitioner en PNL», Salvador A. Carrión López. Ediciones Obelisco, 2001

Leer un artículo JPEG

2 nueva portada en jpge_2Banners Formación Completa PNL 2_2

Milton H. Erickson

Milton Erickson ha sido una de las principales influencias en la Psicoterapia práctica de los últimos 50 años

Milton H. Erickson fue una de las personalidades psicoterapéuticas más sagaz, creadora e ingeniosa de todos los tiempos. Se le llamó «el más grande comunicador del mundo». Su contribución a la práctica de la psicoterapia es comparable con la contribución de Freud a la teoría de la psicoterapia.

Con relación al enfoque profesional de Erickson, importa destacar que si bien creó muchos métodos novedosos de hipnosis terapéutica, se mostró muy renuente a formular una teoría. Más que cualquier otra persona, Milton H. Erickson ha sido responsable de crear una nueva visión de la hipnosis. No postulaba ninguna teoría explícita de la personalidad, porque estaba convencido de que ello limitaría la psicoterapia y haría que los psicoterapeutas actuaran con mayor rigidez.
Promovía la flexibilidad, la singularidad y la individualidad, como lo puso en claro en sus escritos y en su manera de vivir. La genialidad del trabajo de Erickson se encuentra en la utilización de los recursos interiores, considerándolos únicos de cada persona, para encarar creativamente los problemas de la vida de todos los días.

Su intervención variaba con cada paciente, Erickson subrayaba la originalidad de cada individuo, quien, motivado por necesidades personales y defensas idiosincráticas, requería maneras originales de abordaje en vez de estilos ortodoxos, poco imaginativos y doctrinarios.

El consideraba que sus palabras, entonación de la voz, maneras de hablar y movimientos corporales, eran vehículos para influenciar que podrían promover cambios en las personas. Interesado en la acción, más que en la teoría, sus técnicas no eran elegidas de antemano, eran hechas a medida de las exigencias de la situación del momento.

Si bien Erickson rehusaba identificarse con las escuelas de terapia reconocidas, él a menudo utilizaba la metodología cognitiva, conductista, analítica y otras, dentro del marco de sus maneras personales de intervención y utilizaba la hipnosis cuando la consideraba útil para acelerar la terapia. Sus objetivos inmediatos eran aliviar los síntomas y resolver los problemas, si bien cambios en la personalidad y en los valores eran metas que consideraba que tarde o temprano serían alcanzadas.
A lo largo de su vida tuvo dos ataques de polio y estuvo en silla de ruedas los últimos 16 años de su vida. Aprendió a usar los métodos de curación de la auto – hipnosis para lidiar con sus propios problemas de salud y descubrir maneras de experimentar la vida en niveles más profundos. Decía que la polio había sido su mejor maestro para aprender sobre la conducta y las potencialidades del ser humano. Todos los que los conocieron quedaron impresionados por sus cualidades personales.

Sus estrategias fueron de las primeras en ser modeladas por Richard Bandler y John Grinder en los inicios del desarrollo de la PNL.

Master de PNL e Hipnosis Ericksoniana

Formación Intensiva en Palma JPGE

Más info sobre cursos en el Instituto de Terapias Integradoras de Palma

Telf. 622 397 310

terapiasintegradoras@gmail.com

Otros Blogs

http://terapiasintegradoras.wordpress.com

banner excellence excel ech PDF